Cuba Cultural

Arte y Cultura en Cuba

Una mañana con Victoria Abril

Por Alder Soto Olivero
Un intenso programa fue ampliamente organizado para el I Festival del Monólogo Latinoamericano. Desde bien temprano salimos todos hacia el Terry, punto clave para dispersarnos hacia salas de cine, teatros y otros locales, donde se preparaban charlas, ensayos e incluso talleres teórico-prácticos.
Felizmente, el tiempo ha mejorado visiblemente por acá y todo parece más vívido, más fresco, más emocionante. La ciudad invita a recorrer sus sitios de historia, sus monumentos arquitectónicos cargados de tradición y buen gusto. Simplemente el placer de mirarlos de pasada ya se siente nostálgico, pero el tiempo vuela y el Festival reclama nuestra completa atención.
Por el cine Luisa, la atención la acaparaba la actriz española Victoria Abril. Después de ser proyectada la cinta Amantes del realizador Vicente Aranda, la actriz hizo su entrada para en un diálogo franco con el público, como si se tratara de uno de los eventos de Cannes. Muchos quizás vean este acontecimiento como un suceso normal, pero para los seguidores de la Abril fue un momento de éxtasis descomunal. La chica Almodóvar, como también se le conoce a pesar de tener una relación profesional de 40 años con Vicente Aranda, no se animó a hablar en forma de discurso continuo; todo lo contrario, el debate y las preguntas por parte del público fueron sumamente enriquecedores y por momentos picantes. Por Victoria conocimos su más reciente trabajo que acaba de ser rodado: La mujer que secaba sus lágrimas. Es una peli – como diría ella – muy triste, pero muy bella. Son dos historias sobre dos madres con hijos únicos. La trama toma parte en Francia y en Macedonia. Su directora Tiona Mitesca trabajó con un equipo de 15 nacionalidades, algo así como un simulacro de la Torre de Babel.
Así transcurrió la mañana, entre talleres y otras actividades colaterales en el marco de este 1er Festival del Monólogo Latinoamericano.

Dejar un comentario