Cuba Cultural

Arte y Cultura en Cuba

Archive for Junio 21st, 2012

Chamaco, ¿I, II o III parte?

Posted in Cine on 21 Junio 2012 by diablocojuelo


Por Alder
‹‹Se ¨estrena nuevamente¨ el filme Chamaco en la capital cubana››. Pudiera ser este uno de los grandes titulares en cualquier medio periodístico que adore el humor negro; y es que precisamente es este uno de los filmes realizados en el 2011, de los cuales se conocen ya hasta los puntos y las comas de su guión.
Dando tumbos anda ya desde el 2010 una de las tantas copias de esta obra realizada por el cineasta y también teatrista cubano Juan Carlos Cremata. Fiel a su pasión por el teatro, y dígase buen teatro, si se quiere incluso con letras mayúsculas, vuelve a la carga esta vez con la pieza más reconocida del dramaturgo cubano Abel González Melo. Cremata se ha distinguido en el cine por sus peculiares realizaciones y ya cuenta en su haber con importantes títulos en la filmografía de nuestro país. Baste mencionar ¨El premio flaco¨ y muchos sabrán a qué me estoy refiriendo.
Pero volviendo a ¨Chamaco¨, me gustaría destacar, que si bien la pieza teatral es toda una joya dentro de su género, la versión para la gran pantalla cojea , precisamente de lo que cojean muchas producciones extraídas de la literatura: el excesivo apego al original. Acerca de esto se podría hacer un tratado casi apológico, no sólo de este filme, sino de muchos otros que andan dando vueltas desde la misma creación del séptimo arte. Por tanto, no es mi interés debatir o crear la polémica interminable en lo referente a este punto.
El tema del filme, así como de su homónimo en el teatro es la recreación casi idílica de una Habana nocturna ahogada en su propia podredumbre. Hasta el momento no se había tocado fondo a la profundidad con que lo hace González Melo. Cremata en un arriesgado intento, sólo llega a la exposición del complicado nudo gordiano y lo que podría convertirse en un verdadero catalizador reflexivo, no queda más que como un simple expositor.
No obstante, el ¨Chamaco¨ de Cremata se disfruta sobre todo, si antes no has chocado con el referente literario. Si no es así, entonces queda el aquello de adivinar cuál será la verdadera versión y si por fin, esta es la copia definitiva. No se tratan de tres o más partes, simplemente, tal vez Juan Carlos disfrute crear la atmósfera o el disimulado secreto alrededor de sí.