Cuba Cultural

Arte y Cultura en Cuba

Archive for Junio 27th, 2012

A propósito de “Electra Garrigó”

Posted in Ballet on 27 Junio 2012 by diablocojuelo


Gracias a Rogelio Castro
“Electra Garrigó” es un ballet coreografiado por Gustavo Herrera y está basado en la obra homónima de Virgilio Piñera. No sólo el tema (por la vigencia del mito clásico que cuenta la gran tragedia de Micenas), sino también la música (Juan Marcos Blanco), desde el primer instante, resultan atractivos para el espectador. Entre los grandiosos diseños, a cargo de Ricardo Reymena, se destacan los trajes del coro y una hermosa fruta bomba sobre el telón de fondo, símbolo de la sensualidad, y con que se da muerte a Clitemnestra en la obra de Piñera.
Según el mito y la literatura clásica griegos, Electra venga, con ayuda de su tutor y por medio de su hermano Orestes, el asesinato de su padre Agamenón a manos de Clitemnestra y su amante Egisto. La aptitud de Electra es una manifestación de la preferencia que siente por su padre; del mito proviene precisamente el nombre del complejo de Electra en psicología, en que una mujer, durante su niñez, manifiesta amor por su padre y rivalidad hacia su madre.
El texto de “Electra Garrigó” es una versión cubana del mito, con personajes y una dramaturgia más ricos y complejos que en sus antecesoras obras clásicas. Agamenón Garrigó no ha muerto, y consiente que Egisto Don, chulo, amante de Clitemnestra Pla, conviva con la familia. El tema de la preferencia se manifiesta ahora de ambos padres por su respectivo hijo del sexo opuesto (Agamenón por Electra y Clitemnestra por Orestes), esto es motivo de lucha entre ellos y por parte de los hijos, quienes desean su independencia.
Electra Garrigó detesta tanto la postura de su padre, que insta a su madre a planear su muerte a manos de Egisto. Igualmente posee un sentimiento de venganza tan poderoso hacia su madre que, basada en la dominancia de esta sobre su inseguro y frágil hermano, lo insta a asesinarla con una fruta bomba envenenada, fruta preferida de su madre, y no mediante estrangulación, que es su verdadero gran temor.
Egisto y Pedagogo abandonan la casa, temiendo por Clitemnestra. Finalmente el indefenso Orestes mata a su madre y puede cumplir su sueño de viajar. Después de despedir a Orestes, Electra queda sola en casa, y evoca a las Erinias, deidades griegas que representan la venganza y el arrepentimiento.
El ballet de Gustavo herrera, muy fiel al texto de Piñera, propone algunos cambios ligeros en la dramaturgia, que la hacen más efectiva para ballet, y en los personajes, volviéndolos más atrayentes y con una caracterización más concentrada aún en la danza.
Entre los momentos más atrayentes del ballet (en realidad todo ha sido trabajado con una esteticidad inmensurable), cuentan el nacimiento de Orestes, que sale por entre la sugerente fruta bomba; una grandiosa escena de intimidad entre Clitemnestra y Egisto, de acciones e intercambio tan delicados como incitantes; la prefiguración de la muerte de Clitemnestra, donde no hay música, sino exquisitos gritos de la bailarina y el coro; la invocación de Electra a las Erinias, en que reafirma su venganza, confirma su victoria, su soledad, su culpa, su muerte. Otras son las apariciones del coro, que trasmiten una imagen y fuerza insuperables en la obra; las escenas de Pedagogo, un simpático centauro tutor de los dos hermanos; y los enfrentamientos entre Electra y su madre, cargados de mucha intensidad.