Cuba Cultural

Arte y Cultura en Cuba

Archive for Julio 24th, 2012

Siglo XXI del cine cubano, ¿ciencia ficción o realidad inmediata? I Parte

Posted in Cine on 24 Julio 2012 by diablocojuelo

Por Alder Soto

Lista de espera, uno de los primeros largometrajes de ficción filmados por el ICAIC en coproducción con productoras extranjeras, abre las puertas de la cinematografía cubana en este nuevo siglo. El siglo XXI parece ser, a partir de este momento, el destinado al florecimiento de un cine independiente, cargado de juventud (no sólo hecho por jóvenes, sino por una generación de veteranos con aires de renovación), crítico, apuntalando hacia temáticas contemporáneas que reflejan la realidad, casi onírica, del cubano común; y lo más importante aún, apoyado en las nuevas tecnologías. Este período transicional comienza a revitalizar paulatinamente el declive productivo simbólico de los años 90.
Lista de espera, dirigida por Juan Carlos Tabío, es el largometraje más significativo del año 2000; una historia con el afán de buscar soluciones y encontrar salidas a problemas acuciantes y de primer orden. Sin embargo, los contratiempos que surgen, no dejan de lado valores como la solidaridad para lograr el bienestar común. Es también una utopía para alcanzar sueños aplazados por lo agobiante de la cotidianeidad.
Nada y Miel para Oshun significaron el encuentro de temáticas que se relacionan entre sí. Los que se encuentran en la encrucijada de irse, por el hecho de que toda su familia reside en el extranjero (el caso de Nada) y nada los ata a la isla; y aquellos que regresan en busca de las identidades robadas una vez en su niñez (Miel para Oshun). La primera, ópera prima en el largometraje de ficción del realizador Juan Carlos Cremata, se dibuja en un constante lenguaje de poesía romanticista. El ansia de ayudar a todos por alcanzar un propósito definido en la vida, lleva a la protagonista de la historia a violar la privacidad de la correspondencia ajena, sin reparar en consecuencias. Tono de comedia y sátira del mejor humor cubano nos conduce de principio a fin. Miel… se entreteje en la búsqueda de un motivo para redimir culpas, para encontrar respuestas en una tierra casi extraña, donde sin embargo, quedaron raíces tan profundas como la misma tierra que da vida.
Una cinematografía inconstante, llena de escollos y un poco desorientada en cuanto a objetivos definidos, ha sido característica perenne en los años que prosiguen. La reiteración de temas llevados y traídos, conduce a una monotonía casi agobiante, y son muy pocos los filmes que logran escarbar en una estética verdaderamente artística y reflexiva de la sociedad circundante.
A poco podríamos mencionar películas como Roble de olor, del director Rigoberto Pérez; Más vampiros en La Habana, secuela de el antológico Vampiros en La Habana; Suite Habana, largo de documental, que viene a ser una simbiosis entre la ficción y el documental, además de ser la obra cumbre –según la crítica- del destacado realizador Fernando Pérez, considerado hoy, uno de los mitos del cine cubano junto a Titón (Tomás Gutiérrez Alea), Humberto Solás y otros grandes realizadores. Cabe destacar igualmente Viva Cuba, de Cremata; Barrio Cuba, última obra realizada por Humberto Solás; y El Benny, de Jorge Luis Sánchez.
Continuará…