Cuba Cultural

Arte y Cultura en Cuba

Culminó Temporada de verano del Ballet Nacional de Cuba

Por Ernesto San Juan
Como ya es habitual cada año, la Compañía líder de la danza clásica cubana, regaló estas presentaciones veraniegas durante dos semanas en el Gran Teatro de La Habana. Del 3 al 5 de agosto subió a escena “La leyenda del agua grande”…. Y del 10 al 12 del propio mes un programa concierto compuesto por tres títulos: “Umbral”, “Elegía por un joven” y “Le papillón”.
El pasado viernes 10 Sadaise Arencibia y Alfredo Ibáñez centralizaron la neoclásica “Umbral”…. Este ballet evoca, en algunos aspectos, el estilo creativo de George Balanchine, por lo que no es tarea fácil afrontarlo. El cuerpo de baile estuvo correcto y limpio, mientras que Sadaise mostraba sus cualidades físico técnicas pero en una representación modesta. Alfredo Ibáñez vuelve a pasar sin penas ni glorias por la escena, lamentable porque tiene las condiciones para ser mejor. Aun así fue una linda y disfrutable ejecución en conjunto.
En poco menos de un mes regresó “Elegia por un joven”…….. su principal valor radica en los mensajes que transmite y el llamado reiterativo y oportuno del cese a la violencia. Un emotivo homenaje que la Alonso rinde, igualmente, al joven Fabio Di Celmo (víctima de un ataque terrorista en La Habana. Yanier Gómez, como el joven, estuvo errático, disperso. Grettel Morejón, como La Amada, volvió a destacarse danzando con ternura, acomodando su técnica al personaje.
Para cerrar el programa llegaba uno de los estrenos más importantes, del pasado Festival Internacional de Ballet de La Habana. Me refiero a “Le papillón”…….. Muy ovacionada resultó la puesta y créanme que merecidamente. La dramaturgia es impecable, manteniendo un hilo conductor de principio a fin, emocionándonos con esta historia que el coreógrafo se ha inventado (sobre hechos reales) y en la que quedamos atrapados hasta es emotivo e inesperado final.
“Le papillón” es el único ballet coreografiado por Marie Taglioni. Fue creado en 1860 para su alumna Emma Livry. Esta versión no tiene conexión con el libreto original, pero está centrada en la relación entre estas dos artistas. Carolina García asumió nuevamente a Taglioni con una interpretación brillante, su poder de dominar el rol, la hace dueña del mismo. Mosrando su excelente preparación dramática. Viengasay Valdés (como Emma Livry) estuvo contenida, ligera y Romántica en estilo. Luciéndose especialmente en el adagio, con su habitual precisión a lo que le añadió corazón.
De esta forma el Ballet Nacional de Cuba se toma vacaciones hasta el 27 de Septiembre que regresa al mismo Teatro con un programa concierto conformado por “En las sombras de un vals”, “Didenoi”, “Concuerda”, “Acentos” y “Don Quijote” (Grand Pas).

Dejar un comentario