Cuba Cultural

Arte y Cultura en Cuba

Archive for the 'Cine' Category

Los desastres de la guerra

Posted in Cine on 7 Junio 2012 by diablocojuelo

Foto tomada del sitio www.cubacine.cult.cu

Foto tomada del sitio www.cubacine.cult.cu

Por Alder

Los desastres de la guerra es uno de los filmes actualmente en producción por el ICAIC y el ICRT. Dirigido y escrito por Tomás Piard se presenta como una propuesta sumamente interesante y renovadora. Según la sinópsis publicada en la http://www.cubacine.cult.cu esta historia se desarrolla en una postguerra nuclear, donde sólo siete sobrevivientes emprenden el camino hacia el mar, en busca de un nuevo ciclo evolutivo.

El tema, apuesta tal vez por un giro a la universalidad y a las preocupaciones que despiertan en la actualidad los conflictos y desgastes sitémicos a los que se somete diariamente nuestro planeta. Esta parece ser una fresca mirada hacia el destino incierto de nuestra especie; hacia una reflexión mucho más profunda acerca de nuestro papel en la naturaleza. Esperemos todos entonces por el estreno de Los desastres de la guerra.

Acerca del film “Un novio para mi mujer”

Posted in Cine on 4 Junio 2012 by diablocojuelo

Por Alder Soto
Ciertamente, el cine argentino desde tiempos tempranos ha sido y es uno de los más importantes en la cinematografía latinoamericana. De allí han salidos importantes realizadores como Eliseo Subiela, Fernando Birri, Fernando Solanas, María Luisa Bemberg. Si hablamos de géneros, entonces no cabe dudas de que la comedia goza de una amplia producción en Argentina.
Hará menos de una semana se exhibió acá en La habana Un novio para mi mujer, filme del realizador argentino Juan Taruto. Un novio para mi mujer se estrenó en el año 2008 y cuenta con la actuación en los roles protagónicos de Valeria Bertuccelli (la Tana), y Adrián Suar (el Tenso). El argumento es sumamente claro: el Tenso quiere divorciarse de su esposa la Tana, pero no sabe cómo enfrentarse a ella y decírselo. La relación se ha hecho insoportable por el mal carácter de ella y por su aparente falta de sensibilidad. Así, el esposo recurre a un presunto Don Juan, Cuervo Flores (por el actor Gabriel Goity), que seducirá a su mujer hasta enamorarla para por fin encontrar la solución a sus problemas. Sin embargo, el cambio que se opera en la esposa hace que el Tenso vuela a revivir su amor por ella.
Muchos se dirán, ¿acaso este tipo de historia no se ha tratado innumerable de veces? ¿qué puede tener de especial? A la primera digo, sí, tienen razón; es un tema archimanoseado por la Meca del Cine e innumerables cinematografías. Sin embargo, a la segunda diría que el filme sí trae algo especial. Y es que precisamente el arte siempre se encausa acorde al desarrollo de la sociedad. En estos tiempos, el cine argentino ha dado un vistazo hacia problemas más comunes, más universales, hacia una recreación del mundo de ese hombre común que camina en la calle o se sienta a esperar el transporte público en una parada. Precisamente por ser temas e historias tan comunes, suelen tener un atractivo muy peculiar.
Este es un filme que de un palmazo se lanzan sobre la mesa asuntos como la falta de comunicación en la pareja, la incomprensión, la aceptación del otro, la valentía para enfrentar juntos las dificultades y ahondar en las causas que provocan los problemas y los miedos. Entre enredos y acciones in crescendo, siguiendo una estructura clásica (planteamiento, desarrollo del conflicto y desenlace), es esta una comedia con un ritmo dinámico, reflexivo y medido. Es fácil reconocerse y vernos reflejado constantemente en muchas de las situaciones planteadas.
También, un rol fundamental lo desempeña la banda sonora, ya que le brinda a la progresión de la historia un toque muy personal e intimista. Baste como ejemplo el leitmotiv del filme y la inclusión del tema de Cristian Castro Lloviendo estrellas, la que en este contexto cobra un matiz muy peculiar.
Por suerte, el happy end no camina a lo comercial (despedida en un aeropuerto; beso espectacular en el medio de una multitud o la consabida declaración de amor por la TV), sino que es presentado implícitamente en la secuencia final. Queda al espectador dibujarse la mejor manera de concluir la historia, aunque la deducción, siempre llevará al final feliz.

Heaven: un filme de Tom Tykwer

Posted in Cine on 2 Junio 2012 by diablocojuelo

Por Alder Soto

Antes de Heaven (Cielo o En el cielo), no había tenido la delicadeza de detenerme a indagar un poco más sobre la vida artística de estos dos cineastas que son Tom Tykwer y Krzysztof Kieslowski. Uno alemán, el otro polaco; el primero director de este filme y el segundo su guionista.
Seguramente a Tykwer lo recordarán por la dirección de los filmes El perfume: historia de un asesino(2006), Paris je t’ ame (2006); sobre Kieslowski, reconozco que aún no he tenido el placer de apreciar justamente su cinematografía, sólo aquel filme rodado en 1991: La doble vida de Verónica.
Heaven, fue una propuesta hecha a Tom Tykwer, una propuesta que realmente logra llegar a los públicos más disímiles y exigentes. Fue rodada en Turín y Tuscany. Además abrió el festival internacional de Berlín en febrero de 2002, y fue su película más radical hasta el momento. Se estrenó prácticamente en todos los países del mundo y también ganó una Lola de plata.
El filme presenta un argumento no extento de esos tan consabidos relatos al estilo holliwoodense, pero se sobrepone a la repetición y a la constante superposición de la acción por la acción. Una historia de tráficos de drogas, de constante transgreción de la ley, persecuciones, tensiones al límite, en fin, todos los ingredientes para hacer de este un trhiller más entre tantos. Sin embargo, no cae Heaven en este bache. Con una estructura posmodernista se vale de todos los recursos válidos para atrapara al espectador desde el primer instante.
Empieza el filme con dos secuencias, que a mi juicio, podrían ser las mejor logradas, y con esto no afirmo que sean la única, todo lo contrario, simplemente sobresaltan por ser una la anticipadora del desenlace y la otra, por mostrar el conflicto de la historia. Esta secuencia inicial nos muestra lo que parece ser un videogame de aviones y en off una voz que explica las reglas de este juego. El avión explota, y quien juega, evidentemente pierde. Nos muestran al primer protagonista del filme.
La siguiente, ya introduce a la segunda protagonista, quien prepara una pequeña bomba, se dirige a una gran firma; el destinatario de la misma es el presidente de esta firma. La echa en el cesto de la basura. En este instante todo gira en un ángulo de 360°. La supuesta terrorista sale del edificio, llama a la secretaria e inventa lago para que esta salga, así creyendo que solamente el empresario será quien tenga un destino fatal. Todos creemos que ya podemos respirar tranquilos. Yo lo creí. Pero no… creo que sería muy egoísta narrar con palabras lo que con imágenes sería todo una brillantez.
Artísticamente, logra Tom Tykwer junto con todo el equipo de filmación y el guión de Kieslowski, una obra cinematográficamente acabada. La fotografía y la banda sonora se integran admirablemente a la historia, jugando por momentos papeles de verdaderos protagonistas.
Líneas aparte requieren los intérpretes Cate Blanchett y Giovanni Ribisi. La Blanchett muy centrada en su personaje y esa facilidad de desdoblamiento que le ha valido un sinúmero de reconocimientos en su ya larga vida artística. Giovanni Ribsi, más contenido, no por eso deja de brindar una destacable actuación.
Pasa Heaven entonces, después de practicamente diez año de su estreno mundial, como un filme muy actualizado y capaz de provocar aún hoy en día las mismas emociones que antaño.

Sobre “La Buena vida”, film chileno

Posted in Cine on 2 Junio 2012 by diablocojuelo

LA BUENA VIDA, film chileno producido en el año 2007 y estrenada en 2008, con una duración de 95 minutos la cinta me pareció en resumen sobrecogedora. La historia se desarrolla en el Santiago de 2007. TERESA (45), EDMUNDO (40), MARIO (25) y PATRICIA son cuatro habitantes de la ciudad, cuyas vidas se entrecruzan en medio de bocinazos, frenadas y alarmas de autos, pero que difícilmente llegan a tocarse. Sumidos en la vorágine urbana, cada uno de ellos persigue su sueño: TERESA (Aline Kupenheim) una sicóloga que busca salvar vidas, EDMUNDO (Roberto Farías) un peluquero que anhela tener un auto; MARIO (Eduardo Paxeco) quiere entrar a la Filarmónica, y PATRICIA (Paula Sotelo) sobrevive. Cada uno anhela algo que pareciera ser asequible. Ninguno lo logra. Lo que obtendrán será inesperado.
Santiago es el telón de fondo donde está ambientada la película. El espacio físico está muy bien logrado y revela una preocupación por los detalles que llevan al espectador a identificar esta urbe de cemento en que transcurre la historia. El centro de la ciudad, gris y hacinado de gente absorta en sus propios problemas; edificios, cuya altura tapan la luz del sol y parecieran aplastar al transeúnte; departamentos pequeños y oscuros; trabajos en estrechos subterráneos; locales de comida rápida; “cafés con piernas”; los infaltables “tacos” y, por supuesto, los buses atestados de gente del Transantiago, realidad que no ha dejado indiferente a nadie.
La película es el retrato de una ciudad desesperanzadora, llena de seres que llevan una vida de perdedores, agobiados por las exigencias y problemas de la modernidad: créditos de consumo; muertos de primera, segunda y tercera clase; intervenciones estéticas para mejorar lo que natura no ha dado o el paso del tiempo ha marchitado; prostitución; el sida, que pone en tela de juicio el sistema de salud público. Ejemplo de ello, son estas cuatro vidas que comparten temporalmente dicho espacio, pero cuyas historias sólo se tocan tangencialmente, sumidas en su propia problemática.
La narración es perfectamente coherente con un desarrollo lineal de la historia. Al inicio, la hermosura de las flores contrasta con la pieza oscura y pobre que se va revelando poco a poco, al final la misma ventana, ahora sucia, con sus maceteros de flores marchitas, mudo reflejo del desenlace de la tragedia que ha tenido lugar en esas cuatro paredes.
La película no explica el porqué algunos personajes llegaron donde están (¿Por qué Mario se vino de Berlín?); de dónde vino y por qué la mendiga no acepta ayuda a pesar de necesitarla; ¿cómo se ha llegado a la tan deteriorada o casi inexistente relación entre madre e hija (psicóloga e hija). No obstante, todos ellos están allí, persiguiendo una meta que no se logra y deben conformarse con lo que se puede, con la cruda realidad tan distante de lo que realmente se anhelaba.
La película reúne conocidos y destacados actores (Aline Kuppenhein, Alfredo Castro, Bélgica Castro, Manuela Martelli, Eduardo Paxeco, Roberto Farías, entre otros), cuyas sólidas actuaciones permiten retratar los habitantes del Chile de hoy. El lenguaje coincide con el usado por los chilenos del presente. El lenguaje común y corriente del ciudadano de clase media, sin abusar de las groserías, que generalmente se usan en un momento de desesperación, como único recurso para manifestar tanta rabia contenida.
En fin, como le comentaba a un amigo que acompaño a este servidor al estreno anoche del film, este tipo de cine, aunque ya usual en estas citas es necesario, la realidad latinoamericana es esa, y será recurrente mientras nuestras sociedades sufran y pasen por estas situaciones. A mi apreciación personal es un buen filme, muy latinoamericano, muy chileno, muy real, y reitero: muy sobrecogedor.
Para los que quieran simplemente divertirse o pasarla bien so es una buena opción, este película es para la reflexión, para el detenimiento y el análisis de la sociedad circundante y por que no, de nosotros mismos.
Por Ernesto San Juan